viernes, 26 de julio de 2019

Riesgos del mar y la piscina para los ojos


¿Sabía que sus ojos pueden estar expuestos a enfermedades e infecciones cuando nada o practica deportes acuáticos? Si no lo sabía, no se preocupe, hoy los especialistas de Bogotá Láser le cuentan qué complicaciones puede sufrir y cómo prevenirlas. 

La exposición constante al agua de mar, piscinas y la práctica de deportes acuáticos aumentan ciertos riesgos para la salud de nuestros ojos. Dentro de las enfermedades que se pueden presentar se encuentran las infecciones, irritaciones o traumatismos, que se solucionan progresivamente o con un tratamiento tópico adecuado establecido por los profesionales de las clínicas de ojos. Esto se debe, en ciertas ocasiones, a la salinidad del agua o al contacto con componentes que son utilizados para tratarla.

Aunque hoy en día las medidas sanitarias de las piscinas son muy efectivas y seguras, no siempre se encuentran 100% libres de riesgos. El exceso de cloro, los hongos, células muertas, los productos químicos, entre otras cosas, pueden ser factores que lleven a los ojos a sufrir algunas enfermedades. Por ese motivo, es imprescindible llevar a cabo medidas de prevención y cuidado cada vez que tenga conocimiento de que estará en contacto con el agua, como utilizar gafas de buceo o natación, entre otras recomendaciones que los expertos en oftalmología sugieren.

¿Cuáles son las enfermedades que puedo contraer?

• Picaduras en los ojos


Debido al riesgo de estar en contacto con animales marinos, estos pueden atacar los párpados y en ocasiones dañar la córnea o la conjuntiva provocando una quemadura química, la cual debe ser inmediatamente tratada por los profesionales que hacen parte de las clínicas oftalmológicas. Estas picaduras pueden ser provocadas por medusas o algún otro animal.

• Hiposfagma


Esta afectación típica se debe a los deportes acuáticos —como submarinismo— donde los cambios de presión pueden causar derrame ocular que, aunque no tiene mayores consecuencias graves, puede generar algunas molestias. Para este tipo de casos, su oftalmólogo puede recomendarle lágrimas artificiales para reducirlas.

• Conjuntivitis vírica folicular


La enfermedad más típica de las piscinas es la que llamamos comúnmente como “ojo rojo”, consiste en una irritación que genera escozor, sensación de arenilla, lagrimeo e hipersensibilidad a la luz, y enrojecimiento. La conjuntivitis es una patología contagiosa, por lo que se recomienda en estos casos suspender la práctica de natación o ingresar a los lugares húmedos, para evitar auténticas epidemias.


Medidas de protección

• Gafas de buceo o natación

Utilizar gafas es una de las estrategias de protección más efectivas para prevenir cualquier riesgo de adquirir alguna enfermedad ocular en el mar, una piscina o algún lago. Estas permiten que podamos abrir los ojos con tranquilidad y confianza ya que impiden el ingreso de fluidos. Es importante que cuenten con los estándares adecuados de calidad, para que su objetivo sea llevado con total cabalidad.


• No abrir los ojos debajo del agua


Uno de los hábitos más comunes es ingresar al agua y nadar bajo ella con los ojos abiertos, eso hace que sea más propenso a bacterias, hongos o parásitos. Pueden desarrollarse dolorosas infecciones que dañen la córnea e inclusive causen pérdida de la visión.

• No bañarse con lentes de contacto


Las personas que utilizan lentes de contacto deben evitar usarlos al entrar en contacto con el agua, ya que en estos suelen alojarse bacterias con mayor facilidad, ocasionando afectaciones oculares como infecciones e irritaciones. Además, lo hacen más propenso de sufrir de ojo seco, lo que genera que no haya buena lubricación y limpieza en los ojos; sin embargo, eso varía según los hábitos de cada persona.

¿Tiene usted o alguno de sus hijos alguna sensación rara en los ojos? Bogotá Láser cuenta con la mejor oftalmología pediátrica en Bogotá, no dude en contactarse con nosotros y solicitar una cita para descartar cualquier enfermedad, dele prioridad a su salud visual.

Para más consejos sobre cómo cuidar sus ojos, síganos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter .

Artículo tomado de Bogotá Láser.

martes, 23 de julio de 2019

Calidad como estilo de vida


Tanto en la cirugía de ojos como en todos los aspectos de la vida, es importante preferir la calidad al precio. En esta nota el doctor Gustavo Tamayo le cuenta por qué. 

En la vida diaria estamos permanentemente tomando decisiones. Día a día tenemos que evaluar diferentes situaciones y finalmente llegar a una conclusión. Para no equivocarnos usualmente evaluamos los aspectos positivos y negativos de cada problema que se nos presenta.

Una de las cosas más importantes en la vida para tomar nuestras decisiones es el método que vamos a utilizar. Ese método es lo que he definido como un estilo de vida y va a tomar parte importantísima en nuestro futuro. Se aplicará a todas y cada una de las evaluaciones que se nos presenten.

Un error muy común cuando definimos nuestro estilo de vida es poner el precio como la parte más importante a la hora de tomar nuestras decisiones. Ésa es una equivocación muy grande que debemos evitar cometer. ¿Quién no se ha equivocado cuando compra los zapatos más baratos y descubre meses más tarde que se dañan más fácilmente, son molestos y que finalmente no los podemos usar? Eso es lo que sucede cuando le damos preferencia al costo en lugar de la calidad.

Nuestro estilo de vida debe ser aquel en el cual los factores más importantes sean otros, y el precio sea simplemente un aspecto más, pero nunca el factor determinante. Como en el caso de los zapatos: si por precio no podemos obtener lo que es mejor, es preferible esperar hasta que el costo deje de ser el problema que detiene nuestra decisión. Aún más, ese estilo de vida nos obliga a progresar y crecer para poder cumplir nuestros sueños sin deteriorar la calidad del resultado por el precio.

Y ni hablar de nuestras decisiones en salud. Si estamos considerando la cirugía para los ojos, que son parte vital de nuestro diario vivir, tenemos que considerar el conocimiento, la tecnología y los equipos, además de la experiencia, la empatía y hasta el servicio. Aquella frase de que lo barato sale caro en cirugía de ojos sí que nos puede salir muy, muy caro.

Artículo tomado de Bogotá Láser.

miércoles, 17 de julio de 2019

La vida sin gafas


¿Se imagina una vida sin gafas o lentes de contacto? Esta posibilidad es una realidad actualmente gracias a la cirugía refractiva, y usted tiene derecho a disfrutar de todo lo que el mundo tiene para ofrecer sin la necesidad de usar elementos que lo ayuden a ver con claridad. Continúe leyendo.

La cirugía refractiva, o cirugía para prescindir de las gafas y lentes de contacto, ha sido tradicionalmente considerada como un procedimiento estético, un lujo y una opción de cierta manera caprichosa. Pero no hay nada más alejado de la realidad, pues poder vivir la vida sin gafas no es un lujo, es una necesidad y un derecho.

Vivir sin el uso de las gafas va más allá de un cambio estético, esto genera una transformación en la mentalidad de la vida, brinda opciones y permite tomar decisiones importantes que antes tal vez no eran posibles. Desde hacer deporte o llegar a ser un futbolista profesional, o en cambio, ser ingeniero mecánico, quizás piloto comercial… las posibilidades son diversas y están disponibles a la vez. La libertad de levantarse en la mañana y ver con claridad, viajar sin ataduras y poder hacer todo lo que se quiera sin el inconveniente de las gafas o de los lentes de contacto, es una oportunidad que no puede perderse, ya que significa gozar de una calidad de vida alta.

Tan cierto es esto que el doctor Kezirian en Estados Unidos está trabajando en un programa con el gobierno americano titulado “La cirugía refractiva: un derecho de la humanidad”. Este programa busca poner al alcance de todo el mundo la cirugía refractiva para poder dejar de lado el uso de las gafas y gozar de una visión idónea para contemplar el mundo y sus paisajes. Es importante resaltar que la cirugía está ligada a los desarrollos tecnológicos del siglo XXI, lo cual significa que, como cualquier avance tecnológico, entre más evoluciona, más conocimiento y profesionalismo necesita por parte de los profesionales.

Además, el reciente estudio PROWL de la FDA en Estados Unidos demostró que los niveles de satisfacción son tan altos con la cirugía guiada por onda frontal que el 100% de los pacientes repetiría la cirugía o se la recomendaría a un amigo, sin que los costos de la misma influyan.

Gracias a los altos volúmenes de cirugía para eliminar las gafas en Colombia podemos mantener la más alta tecnología con precios razonables y accesibles. Se trata de una inversión inteligente y asertiva con una enorme ganancia en calidad de vida. Así que no lo dude, ¡vale la pena! Su cirugía le abrirá caminos desconocidos y que antes no habría podido considerar, pero eso sí, hágalo siempre buscando la mejor y más alta tecnología.

Autor: Dr Tamayo


Artículo tomado de Bogotá Láser.