miércoles, 22 de mayo de 2019

Desarrollo de la visión en los niños


Los niños no nacen con la capacidad completa de ver, al contrario, este sentido se va desarrollando durante los primeros años de vida. Por lo tanto, este periodo es importante para garantizar que su visión esté en óptimas condiciones.¿Cómo?, aquí le contamos.

La visión es la percepción e interpretación que realiza el cerebro de nuestro entorno, construida a partir de la información que reciben y envían los ojos al cerebro. El proceso visual se inicia cuando las ondas electromagnéticas que emite un objeto son transformadas a nivel de la retina en impulsos nerviosos y son conducidos a través del nervio óptico y las vías ópticas al cerebro. Sin embargo, en este caso los niños no nacen con la capacidad de tener su visión totalmente desarrollada, sino que pasan por una serie de procesos que les permite ver progresivamente.

¿Sabía usted que un bebé cuando nace no tiene una percepción visual clara y nítida? Ningún bebé nace “viendo”´, sino con la capacidad de “aprender a ver”, ya que el sistema visual se va desarrollando a medida que la corteza cerebral reciba los estímulos adecuados para perfeccionar la capacidad de sus ojos en el transcurrir de los primeros años de vida. Un artículo publicado en la Revista Barraquer N° 29, revela que “la capacidad de ver de un bebé al nacer es de un 5% respecto a la del adulto. A los 2-4 meses de 20%, al año de un 30% 40% y hasta los 3 años, un 50%”, solo cuando cumple los 8 o 9 años de edad es que los niños desarrollan la visión; los 4 años siguientes son de progresión.

En ese sentido, como los primeros años son de formación y progreso, son muy vulnerables y son necesarios los estímulos visuales, ya que de no ser así podría tener consecuencias desfavorables para la visión del bebé. Durante ese proceso, es fundamental usar juguetes de varios colores, tamaños y texturas, para que su relación con el entorno sea enriquecedora para su visión, pues de no ser así, se pueden presentar en el futuro enfermedades visuales, como los defectos refractivos o estrabismo, por ejemplo.

Etapas de la visión de un bebé

Al nacer: en esta etapa la capacidad de ver es reducida, tanto la movilidad del ojo como la agudeza visual son limitadas. Solo percibe en su entorno lo claro y oscuro, los contrastes de luz y oscuridad, el contorno de las cabezas, en especial las de sus padres.

Al mes: en este momento ya es posible para el bebé percibir algunos colores como el rojo y el verde, en este instante también logran iniciar el proceso de reflejo de acomodación (enfoque).

A los 2-3 meses: a partir de esta edad pueden empezar a seguir los objetos con su mirada, todavía lo hacen en conjunto con la cabeza. Lo cual indica que en este momento aún no hay una independencia del movimiento de sus ojos con la cabeza.

A partir de los 3 meses: aquí se empieza a manifestar su atracción y curiosidad por los objetos brillantes. En este periodo se inicia la visión estereoscópica o visión de relieve o profundidad de su entorno.

A los 4 meses: es en este momento cuando los bebés empiezan a demostrar la coordinación de los movimientos oculares y sus ojos se mueven independientes del movimiento de su cabeza. Hay una mayor percepción de los colores, enfocan mejor y tienen una capacidad más aguda de reconocer rostros.

A los 6 meses: el bebé ya cuenta con visión binocular (fusionar dos imágenes retinianas de un objeto), también calcular la distancia a la que se encuentran las cosas. En esta etapa es posible definir la salud visual de los bebés, ya que aquí se puede percibir si logró utilizar ambos ojos de forma coordinada y deja de “bizquear”. Si los padres observan que después de los 6 meses aún no son capaces de mantener los ojos orientados, deberán acudir a una consulta de oftalmología pediátrica.

Al año: el cálculo de distancias es eficiente y eficaz, en este punto ha mejorado considerablemente la coordinación entre la visión y el cuerpo en general, lo que permite que el bebé pueda agarrar objetos con precisión y lanzarlos. En esta edad ya puede tener memoria y discriminación visual, lo que hace que ya pueda comprender y reconocer su mundo espacial con gran facilidad.

Lo que no desarrollen en la infancia, difícilmente podrán recuperarlo en la edad adulta, por lo que resulta necesario actuar a tiempo en caso que se identifique alguna anomalía. Con Bogotá Láser usted tiene la posibilidad de atender la salud visual de sus hijos a una edad temprana, incluso si no se presenta ningún síntoma, en nuestra clínica ocular contamos con los mejores oftalmólogos de Bogotá en el área de la oftalmología pediátrica para un diagnóstico oportuno y acertado.

Síganos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter.

Artículo tomado de Bogotá Láser

lunes, 20 de mayo de 2019

Preguntas frecuentes acerca del glaucoma



El glaucoma es una enfermedad ocular que puede resultar compleja si no se acude a tratamiento a tiempo. En esta nota respondemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre esta complicación en los ojos, hablaremos de causas, consecuencias, prevención y demás. Siga leyendo.

Cuando de enfermedades oculares se trata, es importante acudir a profesionales competentes y con experiencia para encontrar el tratamiento idóneo para su corrección. Ante el desconocimiento de algunas de estas, le daremos a conocer las respuestas de las preguntas más frecuentes que surgen acerca del glaucoma, una enfermedad que puede causar ceguera, en caso tal que no se realice el tratamiento adecuado y en el tiempo oportuno.

¿Sabía que, según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente una de cada 200 personas en el mundo (39 millones en total) es ciega? Algunos datos relevados dicen que el 2% es por causa del glaucoma en personas mayores de 40 años y un 14% son mayores de 60 años. Se estima que la mitad de los pacientes que la padecen, desconocen que la tienen, ya que, en una etapa inicial, esta enfermedad no produce síntomas.

En esta nota le ayudaremos a resolver algunas de las preguntas más frecuentes que surgen alrededor de esta enfermedad, con la finalidad de facilitarle cierta información que será indispensable para conocer más a fondo acerca de esta patología y que pueda realizarse el tratamiento de glaucoma oportuno.

¿Qué es el glaucoma?

Esta enfermedad visual se basa principalmente en el daño de las fibras del nervio óptico, generadas por el aumento de la presión intraocular (presión que ocasionan los líquidos de nuestros ojos en las estructuras del cristalino o la córnea), debido a la falta de drenaje del humor acuoso ubicado en la cámara anterior del ojo.

Afecta de forma lenta y progresiva a las fibras nerviosas, produciendo una lesión que en algunos casos es irreversible.

¿Cuáles son los síntomas y tipos de glaucoma?

• El glaucoma de ángulo abierto es el más común. Este afecta la visión periférica en su etapa inicial y más adelante, con el pasar del tiempo, perjudica la visión central. En el peor de los casos, se puede dar una pérdida total de la vista. La presión del ojo que lesiona el nervio progresivamente, hace que inevitablemente sea necesario el tratamiento de glaucoma para detener esta enfermedad ocular, que puede terminar en consecuencias indeseables.

• El glaucoma de ángulo cerrado se produce por un aumento brusco de la presión ocular, ocasionando enrojecimiento, dolor en el ojo, dolor de cabeza y, en algunas ocasiones, náuseas y vómitos. Sin embargo, hay un tipo de glaucoma que se produce sin necesidad que haya una tensión alta, llamado glaucoma de tensión normal o baja, se da por el daño en las fibras del nervio, así no haya una tensión en aumento.

• El glaucoma congénito y/o infantil es poco común, pero en caso tal de presentarse, es uno de los más urgentes a tratar, ya que la temprana edad en la que se desarrollan hace que haya más tiempo para el crecimiento y avance del mismo.

• El glaucoma secundario es el que es ocasionado por la misma enfermedad, una retinopatía diabética proliferativa (glaucoma neovascular), una catarata hipermadura de larga evolución (glaucoma facomórfico/facolítico) o un traumatismo contuso severo sobre el globo (glaucoma traumático, por ejemplo).

¿Quién está en riesgo de desarrollar glaucoma?

Algunas mujeres y hombres están en mayor riesgo de padecer de esta enfermedad, esto se debe a ciertos factores que se presentan, que hacen que sea necesario el monitoreo y consulta constante con el oftalmólogo. Estos factores se deben a la presencia de antecedentes familiares con glaucoma, lesiones previas en el ojo, sufrir de presión ocular elevada o condiciones que puedan afectar el flujo sanguíneo, por ejemplo.

¿Cuál es el tratamiento de glaucoma?

Para controlarlo se debe identificar primero el tipo de glaucoma. Si este es el glaucoma de ángulo abierto, puede ser suficiente realizar el tratamiento con colirios, un medicamento oftalmológico líquido, si el experto de la salud ocular así lo considera, por ejemplo. Los tratamientos que existen se basan en salvar la vista, ya que esta enfermedad ocular no tiene cura.

El tratamiento más común para el glaucoma es la cirugía de ojos láser que se realiza con el objetivo de ayudar a drenar el líquido del ojo y reducir la presión ocular. Aunque esta enfermedad no tiene cura, Bogotá Láser cuenta con la cirugía láser de ojos para detener su progreso.

¿Cómo prevenir el glaucoma?

Aunque es una enfermedad que después de que se presenta no hay vuelta atrás, por medio de las consultas oftalmológicas puede ayudar a encontrar un diagnóstico temprano que le permita detener la enfermedad y que no se comprometa su visión. Entre mayor riesgo haya de padecerla, con mayor periodicidad debe realizarse chequeos médicos.

Ahora que ya sabe un poco más acerca del glaucoma y las implicaciones que este puede tener en su visión, hágase la valoración lo más pronto posible o, si ya sabe que lo padece, agende su cita con profesionales de la salud ocular y conozca cuál es el tratamiento que se acopla a su condición.

Artículo tomado de Bogotá Láser

miércoles, 17 de abril de 2019

Mitos sobre la cirugía refractiva




La cirugía láser es una muy buena opción para corregir enfermedades de los ojos y mejorar la calidad de vida de las personas. Sin embargo, hoy en día existen muchos mitos alrededor de este procedimiento que desmotivan a aquellos que quieren arreglar su visión. En esta nota desmentiremos los más comunes para que no dude antes de optar por esta cirugía. 

Contar con una visión perfecta es el deseo de cualquier persona que carezca de ella. Tener una percepción idónea de los colores, los espacios y los objetos en todas las distancias, es un privilegio del que personas con miopía, hipermetropía y astigmatismo carecen.

Vivir bajo estas condiciones no debe ser la realidad de ninguna persona, gracias a las nuevas tecnologías y avances en la medicina es posible contar con la cirugía refractiva que permite corregir estas enfermedades oculares con excelentes resultados en el siglo XXI.

Actualmente, existen muchos mitos alrededor de estos procedimientos que resulta indispensable desmentir, ya que la desinformación ha llevado a que muchas personas no se realicen la cirugía refractiva y se obliguen a vivir bajo está incómoda condición.


Beneficios de la cirugía láser

 

Son muchos los beneficios de la cirugía Lasik o cirugía láser, pero para poder identificarlos es importante conocer los mitos que se han creado alrededor de este procedimiento, ya que en ellos se resaltan los mismos beneficios. En definitiva es una intervención que le permitirá ver bien de forma permanente por medio de la modificación de la córnea de forma rápida, indolora, fácil y sin efectos secundarios negativos.

La cirugía de ojos hace parte de uno de los tantos avances que la medicina ha experimentado con éxito. Bogotá Láser cuenta con este servicio primordial para la corrección de las patologías o defectos mencionados anteriormente. Los profesionales de la salud de esta clínica se han encargado de brindar calidad de vida proporcionando y garantizando a sus pacientes una visión idónea con excelentes procedimiento e impecables resultados.

Desde 1998 la cirugía Lasik ha sido aceptada por la Food and Droug Administration (FDA) en los Estados Unidos y, en 1999, un millón y medio de ciudadanos ya se la habían practicado. Son cifras que hablan de su impacto positivo en la sociedad, debido a que continúan accediendo a esta cirugía gracias a su efectividad.

5 mitos para desmentir

 

1. Es una cirugía muy incómoda y dolorosa

 

Las intervenciones de la cirugía refractiva se caracterizan por ser rápidas e indoloras. En este procedimiento se aplica anestesia local y no necesita de hospitalización por parte del paciente. En la gran mayoría de los casos se hace con láser y no resulta invasiva.

2. El posoperatorio es complicado y extenso

 

Aunque es una cirugía que obtiene sus resultados progresivamente, a las 24 o 48 horas ya se ve un avance significativo en la mejoría de la visión. Los requerimientos para el cuidado son básicos y se basan principalmente en tomar medidas de higiene y lubricación periódicas en el ojo. Con respecto a la actividad física, se recomienda evitar esfuerzos y actividades deportivas para que no se sufra de traumatismos durante las semanas siguientes de recuperación. No se presenta dolor ni incomodidad.

3. Solo se puede operar dentro de los 20 y 25 años

 

Para que se pueda hacer la cirugía refractiva el único requisito es que las condiciones oculares se encuentren estables. Es importante que no haya variaciones, sino que la fórmula se mantenga en un periodo prudente para poder realizar la intervención. Generalmente a partir de los 18 años las personas terminan su etapa de crecimiento y es ahí cuando esta cirugía puede ser posible. Sin embargo, todo depende de cada persona. Aquellos que pasan de los 50 años también pueden realizarse la cirugía sin que vaya haber alguna complicación. Debe tener en cuenta que es fundamental hacerse un estudio previo.

Realícese la valoración con Bogotá Láser, una de las mejores clínicas de ojos del país.

4. Los efectos secundarios negativos son habituales

 

Para realizar un proceso efectivo e impecable es importante una valoración que pueda comprobar que el paciente efectivamente puede realizarse la cirugía Lasik. Tenga en cuenta que los profesionales capacitados son aquellos que cuentan con la última tecnología que permita la exactitud y precisión de este tipo de procedimientos. Los efectos secundarios negativos tienen una posibilidad casi nula. Cabe resaltar que el cuidado posoperatorio, aunque es simple, debe respetarse para obtener mejores resultados.

5. No es posible corregir el astigmatismo

 

Este es uno de los mitos que más se escucha decir y es totalmente falso. Las cirugías láser permiten resolver la mayor parte de los astigmatismos, eliminando los defectos que se presenten en la córnea que generan mala visión en todas las distancias.

La información errónea y falsos mitos hacen que las personas desconozcan la realidad de los procedimientos que ayudarán a solucionar sus problemas de visión. Es importante informarse y saber que actualmente son muchos los métodos e intervenciones que ayudan a obtener una visión 20/20.

Lo más importante es elegir a los mejores profesionales en cirugía de ojosBogotá Láser, con todos sus años de trayectoria, se ha destacado por desempeñar procedimientos impecables, no dude en tomar la mejor decisión y asegúrese de poner sus ojos en manos de profesionales con los médicos de Bogotá Láser.



Artículo tomado de Bogotá Láser